Mensaje del señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

Vigilia Pascual

Mensaje del señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

5 de abril del 2017

 

Queridos hermanos y hermanas:

 

¡Cristo ha resucitado!, y esa debe ser nuestra mayor alegría y nuestro gozo, aquel que padeció los más crueles tormentos y murió en la cruz,  ha vencido  la muerte y se levanta glorioso del sepulcro.

La Vigilia Pascual que hoy celebramos, es la acción litúrgica más importante para la vida de la Iglesia, es el vértice de todas las conmemoraciones, tanto del Triduo Pascual, como de todo el año litúrgico.  Todos los momentos de esta Vigilia están llenos de simbolismo y de belleza, empezando por la propia hora de la celebración, para que se advierta el contraste entre las tinieblas y la luz, entre el pecado, y Cristo resucitando glorioso.

 

El Lucernario: La preparación del Cirio Pascual, que se enciende con el fuego nuevo y es llevado en procesión hacia el interior del templo, constituye la evocación simbólica de la resurrección de Cristo: “La luz de Cristo, que resucitado y glorioso, disipa las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu”.

 

El pregón Pascual: Es el hermoso himno de alabanza, que anuncia a todos la alegría de la Pascua, la alegría del cielo, de la tierra, de la Iglesia, y de toda la asamblea de los cristianos.  Esta alegría que procede de la victoria de Cristo sobre las tinieblas, “Es el lucero que no conoce ocaso, es Jesucristo, tu Hijo, que volviendo del abismo, brilla sereno para el linaje humano”.

 

Otro símbolo es la Liturgia de la Palabra, que se hace en la oscuridad reconociendo que la palabra de Dios es la que ilumina nuestra vida.  En ninguna otra celebración hay tantos textos como en esta.  Son nueve lecturas que presentan en síntesis la Historia de la Salvación de la humanidad. Las lecturas se hacen a manera de diálogo entre Dios y la comunidad.

 

La liturgia bautismal: Por la gracia del bautismo hemos sido incorporados a Cristo y vivimos con Él, nos dice san Pablo. El bautismo va asociado a la Resurrección de Cristo porque nos da nueva vida. Por eso hoy al recibir la luz y el agua, renovamos también nuestro compromiso bautismal.

 

Por último la liturgia Eucarística: En ésta noche se comprende más que nunca el por qué los primeros cristianos llamaron Eucaristía a la Cena del Señor.  Por esto, el Misterio de la Noche Pascual culmina con la Eucaristía, que ya no la ofrece Cristo solo, sino en compañía de su Iglesia.

 

Hermanos y hermanas: por medio de la Resurrección de Cristo, también nosotros hemos resucitado a una vida nueva, por lo tanto, no podemos seguir siendo cristianos sin esperanza; la nueva luz que hoy hemos encendido debe iluminar nuestra vida, no dejemos que nada ni nadie nos robe la esperanza y la alegría de la  Resurrección que es “una fuerza imparable”.

 

Desde Jesús resucitado, los invito a todos y a todas a que, una vez más, apostemos por la vida y por nuestro compromiso de hacerla “plena y digna para todos”.  Como signo de nuestra esperanza, resucitada y resucitadora, seamos testigos de este acontecimiento salvífico y comuniquemos al mundo el gozo de la Resurrección.  No podemos guardar solo para nosotros esta gran alegría, debemos comunicarla a nuestra familia, a nuestros amigos y compañeros de trabajo, todos tienen que saber que Jesús está vivo, no nos quedemos con un Cristo muerto, resucitemos con Él para vivir una vida plena, seamos la luz que brilla en medio de la oscuridad.

 

El mundo está lleno de personas que sufren en el cuerpo y en el espíritu, nos dice el Papa Francisco; nuestra sociedad guatemalteca se encuentra sumida en el miedo y la desesperación. En medio de tanta injusticia, de tanto odio y violencia, la Resurrección de Cristo tiene que ser para nosotros y para todos los que sufren, la fuerza que reanime nuestra esperanza y nuestra fe.

 

Que nuestro Señor Jesucristo que ha resucitado nos conceda  la gracia de renovar nuestra vida, y que la alegría que hoy nos embarga, perdure para siempre en nuestra vida.

 

 

Feliz Pascua de Resurrección.