Mensaje del señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

I Domingo de Adviento, 3 de diciembre de 2017

Mensaje del señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

Queridos hermanos y hermanas:

 

Estamos iniciando el año litúrgico con esperanza y alegría, a pesar de nuestras dificultades personales y sociales. En este mundo, lleno de violencia y corrupción, hoy se nos invita a salir al encuentro del Señor que se acerca para nacer en nuestro corazón.

El profeta Isaías nos anuncia que, al igual que Israel, en esta situación de desesperación, es necesario reconocer al Señor que viene a nosotros. Este tiempo de adviento nos debe servir para preparar nuestro corazón, así como preparamos nuestras casas, para la llegada de nuestro Salvador. Si sentimos a Dios como nuestro Padre y Redentor, debemos realizar las buenas obras  que vienen de Él, y así esperar la llegada de Jesús a nuestra vida.

 

No hay mejor manera de vencer el mal que a fuerza de bien.  Si Dios viene a nosotros “enriqueciéndonos con abundancia de bienes” (1Cor 1,5), debemos confiar en su palabra, colaborar en la construcción del Templo espiritual, que es nuestra vida cristiana, apoyando los planes pastorales de nuestra Arquidócesis y estar siempre dispuestos a aceptar la novedad de esperar a Nuestro Señor, estando alertas ya que vendrá en cualquier momento a nuestra vida.

 

Que el misterio del Niño Dios, que vendrá en Navidad, nos impulse a trabajar por la renovación de nuestro mundo, de los proyectos, para hacer un mundo mejor para toda la familia.

 

Este nuevo año litúrgico debe estar marcado por la esperanza de la llegada del Salvador.  Contagiemos la alegría del Evangelio a todos los rincones de Guatemala.

 

No durmamos, velemos con amor para preparar el nacimiento de Jesús en nuestro corazón.

 

Con mi atento saludo,

 

 

+ Oscar Julio Vian Morales, sdb

Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala