Mensaje del Señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

Decimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario

Mensaje del Señor Arzobispo Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

2 de julio de 2017
Hermanos y hermanas en el Señor:

Hoy celebramos por excelencia el día del Señor, busquemos la manera de fomentar el domingo como prolongación de lo que vivimos en la Eucaristía; la Palabra de Dios nos orienta de diversas maneras, teniendo como pensamiento central que Dios siempre cuida de nosotros y quiere que seamos cumplidores de su voluntad.

Todos somos partícipes de la bendición de nuestro Señor desde el momento de nuestro bautismo.

En el Evangelio Jesús nos habla de amar con un amor auténtico, no se trata de no amar a los padres y a los hijos, sino de amarlos bien, con un amor audaz que sepa soportar el sufrimiento y el dolor, que incluye llevar la cruz y luchar por la causa de Jesús, aunque muchas veces esto signifique persecuciones y señalamientos.

El deseo de todo ser humano es triunfar, alcanzar la comodidad, y muchas veces el poder y la fama, por eso Jesús nos advierte diciéndonos: “El que encuentre su vida, la perderá; y el que la pierda  por mí, la encontrará”. Tenemos que buscar la manera de triunfar al estilo de Jesús, con gestos de acogida a favor de nuestro prójimo, teniendo como horizonte la lucha por la justicia, la construcción de un mundo que sea más humano, donde verdaderamente se practique el amor y la fraternidad.  

Busquemos siempre que la expresión de Dios sea significativa, practiquemos la caridad enraizada en la fe; acoger a nuestros hermanos es favorecer a Dios mismo a través de nuestro prójimo, por tanto, nuestra mayor inspiración debe ser la donación total en Jesucristo.

Que el amor y la hospitalidad sean siempre el núcleo de la vida cristiana hacia todos, y sobre todo, hacia aquellos con quien nos relacionamos constantemente, que habitualmente son los más cercanos y constituyen también el “prójimo”, a quien  Jesús nos pide amar.

Como auténticos cristianos, amemos a Dios por encima de todas las cosas, respondamos con generosidad y autenticidad a su llamado, seamos coherentes con la Palabra, aprendamos a dar todo sin esperar nada a cambio, pues claro está que el Señor no dejará sin recompensa a todo aquel que le sirva.

Con mi saludo de padre y pastor,

+ Oscar Julio Vian Morales, sdb
Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala
.