Mensaje de Mons. José Cayetano Parra Novo, op Obispo Auxiliar y Pro- Vicario General Arquidiócesis de Santiago de Guatemala

III domingo del tiempo Ordinario, 21 de enero de 2018

Mensaje de Mons. José Cayetano Parra Novo, op Obispo Auxiliar y Pro- Vicario General  Arquidiócesis de Santiago de Guatemala

Queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús:

 

La misericordia de Dios se manifiesta a todos en Jesús. El Señor se retira al desierto y se hace bautizar por Juan, teniendo claridad de su misión en el mundo, proclamar la Buena Nueva de la salvación, para todos los pueblos.

Así como con el profeta Jonás, el mensaje de Jesús es la llamada clara a la conversión y a creer en el Evangelio. Ha concluido ya  el tiempo de la espera, Jesús comienza su ministerio ante todos los pueblos, primero ante los más cercanos y luego ante todas las naciones.

 

El reino de Dios se ha presentado sorpresivamente en nuestra vida, en nosotros está acoger este Reino con alegría y fe, convirtiéndonos sinceramente a Jesús. Él nos habla directamente para que cambiemos de vida, todos tenemos algo de lo que podemos convertirnos para notar el reino de Dios que está cerca, el Señor quiere nuestra renovación personal y también pastoral. No podemos poner excusas ante este reino nuevo, Jesús está con nosotros y nos llama.  Este mensaje de Jesús en el Evangelio, parecería un llamado general pero al final se convierte en un mensaje concreto y personal. La conversión es necesaria.

 

Jesús pasa a nuestro lado todos los días, escuchamos su palabra, en la Eucaristía y en cada pobre y necesitado que se nos acerca. Nos llama por nuestro nombre para que lo sigamos, para ser sus discípulos y para ser misioneros en esta realidad en la que nos ha puesto. El momento es urgente como nos lo dice la carta a los corintios, no perdamos el tiempo para nuestra conversión, formemos la familia de los hijos del Padre, y atendamos prontos al llamado de Jesús de predicar la misericordia y la conversión en esta sociedad cargada de inseguridad, violencia y corrupción.  No dudemos que Jesús es el reino mismo, el reino de paz, caridad y misericordia.

 

Dos ve nuestra conversión y nuestras obras en favor de la construcción del Reino de Dios, luchemos por convertirnos como Nínive, reconociendo que la misericordia del Padre siempre es mayor que nuestras dificultades.  Jesús nos muestra el camino recto, “Él es bueno y recto y hace caminar a los humildes con rectitud”. No perdamos la oportunidad de seguir a Jesús con alegría.

 

Escuchemos el llamado del Señor que sigue pasando por nuestra casa, que sigue tocando la puerta de nuestro corazón, llamándonos a la conversión y al seguimiento.

 

No dejemos pasar esta oportunidad, busquemos al Señor porque Él nos está buscando.

 

 

Feliz día del Señor,

Mons. José Cayetano Parra Novo, op
Obispo Auxiliar y Pro- Vicario General  Arquidiócesis de Santiago de Guatemala